Turismo Turismo Rural Huesca

Alquézar

Recóndita y casi anónima, la hermosa y diminuta localidad de Alquézar se emplaza en la orilla derecha del río Vero, al pie de las sierras de Balcez y Olsón, en un enclave de gran valor ecológico y paisajístico. No en vano se incluye en el Parque Cultural del Río Vero, situado al norte del valle del Ebro en la antesala de la cordillera pirenaica. Pertenece a la comarca Somontano de Barbastro, ofreciendo al turista un destacable patrimonio artístico y arquitectónico que hace recomendable su visita.

Afirman sus escasos habitantes que el topónimo proviene del término árabe alcázar, cuyo significado pone de manifiesta su evidente carácter defensivo durante la época de la Reconquista. De hecho, según diversas fuentes históricas, Alquézar fue una estratégica plaza fuerte de la región más septentrional de Al-Andalus, justo en la frontera con los reinos cristianos. Pese a los esfuerzos de los musulmanes por conservarla, finalmente fue reconquistada por los cristianos hacia el año 1065, jugando un papel decisivo en el avance de los primeros monarcas de Aragón hacia el sur musulmán. Sin embargo, alejada de los principales ejes de comunicación regionales, la villa fue languideciendo paulatinamente a lo largo de los siglos. Su economía se basó, durante mucho tiempo, en la agricultura de secano. Pese a diversificar recientemente su actividad productiva hacia el sector servicios y fomentar un incipiente sector turístico, Alquézar no ha podido evitar sufrir un intenso fenómeno de despoblación.


Visitas de interés:

- La Plaza Mayor. En el corazón de Alquézar se encuentra la antigua Plaza Mayor, hoy llamada de Mosén Rafael Ayerbe, en honor del sacerdote que a principios del siglo XX fue capaz de crear un nuevo injerto de almendro mejor adaptado a las condiciones climáticas de la zona y del que se obtiene una variedad llamada largueta o desmayo. Se trata de una hermosa y recoleta plaza porticada, bajo cuyos soportales, unos con arcos de medio punto y otros adintelados, se situaban los comerciantes y artesanos que vendían sus productos durante el mercado semanal y la feria anual.

- El Castillo-colegiata. Dominando el paisaje se alza el conjunto del castillo-colegiata, rodeado por hermosas murallas almenadas. De la construcción castrense se conserva el primitivo torreón del siglo XI, algunos trazos de muralla y restos de las antiguas instalaciones eclesiásticas, sobre todo el bello atrio de la iglesia románica. El claustro se construyó en las primeras décadas del siglo XIV. Junto a éste existe un interesante museo con valiosas piezas de época románica y gótica.

- La Iglesia de San Miguel Arcángel. Empezó a construirse esta parroquia en 1681, concluyendo en 1708. Es una obra de carácter popular en la que llama poderosamente la atención la robustez y sobriedad del exterior, lo que dificulta adivinar que se trata de un edificio barroco. Por el contrario, el interior sí que se ajusta a dicho estilo artístico.

- La Ermita de Nuestra Señora de las Nieves. Es de una sola nave de tres tramos cubierta con bóveda de crucería estrellada, en la que se conserva un pequeño retablo formado por fragmentos de otros ya desaparecidos, tanto renacentistas como barrocos.

- Su fachada fue edificada por canteros del siglo XVII siguiendo modelos de la arquitectura religiosa popular.

- La Portada Gótica. La villa contó en sus orígenes con tres puertas que daban acceso al interior del recinto urbano, pero de todas ellas sólo se conserva este bello portalón gótico. Mientras que en uno de sus extremos fue levantado un arco de medio punto, en el otro lado se optó por un arco apuntado y coronado por el escudo de la villa, formado por tres torres de un solo castillo que recuerda el origen militar de la localidad.


Fiestas y tradiciones:

- En su calendario festivo destacan las siguientes festividades:

- En enero acontece la romería a la ermita de San Antonio.

- En marzo llega la Fiesta de la Encarnación.

- El segundo domingo de mayo se celebra la romería a la ermita de Dulcis.

- Del 11 al 14 de agosto se producen las Fiestas Mayores, en honor a San Hipólito.

- El 8 de noviembre es el Día de San Nicóstrato.


Gastronomía:

La gastronomía de Alquézar se enriquece con los productos naturales de 1ª calidad que se cultivan en su territorio, destacando la carne de cordero y de cerdo, las setas, los quesos artesanos, verduras de huerta (tomates, escarola, pimientos, borrajas), las chiretas y tortetas, y los vinos D.O. Somontano.

El cordero es uno de los platos típicos de Alquézar, cocinándose guisado o a la brasa.

Las chiretas es un plato original de la comarca de Somontano de Barbastro. Su nombre viene de chirar (dar la vuelta en fabla) y es que para la elaboración de este embutido es necesario poner al revés la tripa de cordero, pudiéndose comer tal cual hervida o cortada en rodajas y rebozadas.

Uno de los cultivos principales junto con el almendro es el olivo, del cual se extrae un exquisito aceite de oliva virgen.

En la sección de postres, merece atención el pastillo de calabaza, un dulce tradicional que se puede degustar en otoño y en invierno. Los crespillos se disfrutan en torno al 25 de marzo, festividad de la Encarnación. En enero se celebra la rematadura, el final de la recogida de la oliva.

En el Somontano confluyen excelentes condiciones para la producción de uva y la elaboración de vinos. Nada mejor para acompañar todos estos platos un buen vino D.O Somontano.


Más información:

Ayuntamiento
Iglesia, s/n
22145 Alquézar (España)
Tel: 974 318 960
E-mail: aytoalquezar@terra.es

Oficina Turismo
Tel: 974 31 89 40
E-mail: otalquezar@somontano.org


Enlaces de interés:

Alquezar Huesca







Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
© Copyright 2011 - 2017 http://www.turismoruralhuesca.net. Última actualización: 21/07/2013 - 14:00:39.