Turismo Turismo Rural Huesca

Panticosa

Panticosa es un municipio perteneciente a la comarca de Alto Gállego, al norte de la provincia de Huesca. Tiene un área de 95,9 km² y una población de 820 habitantes (INE 2011). Este pueblo pirenaico se emplaza en el Valle de Tena junto a la confluencia de los ríos Caldarés y Bolática, que descienden de las más altas cumbres del municipio. Dentro del término se encuentra la Estación de Esquí Panticosa-Los Lagos, además de un afamado balneario de aguas termales a 8 km de la población llamado Baños de Panticosa.

Parece ser que las aguas termales del Balneario de Panticosa ya se conocían en época romana, como demuestran las monedas del emperador romano Tiberio encontradas en las cercanías. La primera documentación en el archivo del Ayuntamiento referente al pueblo y quiñón de Panticosa data de 1315, momento en el que la localidad estaba formada por cuatro vicos o aldeas, situados en pequeños promontorios siguiendo la costumbre celta de organizarse defensivamente en puntos de mayor protección. Éstos eran Santa María, San Salvador y Sus, cerca de la zona donde hoy se asienta el pueblo, y Exena, a unos 3 km. A lo largo del siglo XVI se produce la unión de los vicos y se crea un núcleo más compacto formado por todos ellos.

Panticosa es la cabeza del quiñón de Panticosa, compuesto por este pueblo y los de Oz de Jaca y Pueyo de Jaca. Hoy el Pueyo de Jaca se ha unido administrativamente al Ayuntamiento de Panticosa, quedando Oz como municipio autónomo. A su vez, este quiñón de Panticosa, unido a los de Sallent y la Partacua, conforman el conjunto del Valle de Tena. Todo este valle se ha dedicado tradicionalmente a la ganadería, apoyada por una agricultura de subsistencia y de autoabastecimiento para el consumo de la población y del ganado. Esto ha sido así durante al menos los últimos siglos. Sin embargo, en los últimos 50 años la mayoría de la población ha abandonado esta agricultura y ganadería, dedicándose mayoritariamente al turismo y sus servicios.


Visitas de interés:

- El casco urbano se organiza alrededor de una sola y empinada calle principal, que desemboca en la plaza del pueblo. Las casas más antiguas responden al modelo tradicional pirenaico, con pronunciados tejados de pizarra, robustas chimeneas, escasos vanos exteriores y pequeños miradores a mediodía. Entre sus monumentos destacan la Iglesia de la Asunción, construida en el siglo XIII y reconstruida más tarde en el siglo XVI en estilo gótico tardío, y el Puente de Caldarés, construido en 1556 por Beltrán de Betbedé.

- Los Baños de Panticosa. Especial interés tiene el Balneario de la localidad, complejo turístico y hotelero surgido en el siglo XIX sobre una explotación de aguas termales ya conocidos y utilizados en época romana.

- La Estación Invernal de Panticosa. Se encuentra a 13 km de distancia de Formigal y a 84 km de Huesca. Está emplazada en el curso del río Caldarés, a 1.277 metros de altitud. Se trata de una de las pistas de esquí más apropiadas para el disfrute de la nieve en familia o en grupos porque permite practicar también otras actividades como excursiones a pie o en bicicleta de montaña.


Fiestas y tradiciones:

- Las Fiestas Patronales tienen lugar los días 15 y 16 de agosto, en honor a la Virgen de la Asunción y San Roque.

- El Pantival de Festicosa. Se trata de un festival del humor que se celebra durante un fin de semana al año.

- El Mercado Medieval. El primer fin de semana de julio se celebra una feria de artesanía y productos tradicionales que convierte Panticosa en un gran mercado medieval donde se respira el ambiente de esa época por todas sus calles.

- El Carnaval. El carnaval se ha convertido en una fiesta popular muy querida por los habitantes de Panticosa.


Gastronomía:

La gastronomía de Panticosa sigue fielmente el ciclo de la naturaleza, adaptándose a los alimentos que ofrece el entorno en cada una de las épocas del año:

Podríamos dar comienzo a este ciclo durante los meses de septiembre y octubre, con la recogida de las numerosas especies de hongos y setas que crecen en los bosques cercanos, hasta el punto de que la población es sede de unas Jornadas Micológicas de gran prestigio. Coincide también en otoño la temporada de caza, haciendo protagonistas de los fogones al jabalí, al sarrio o al corzo.

Adentrándonos en los fríos meses de invierno, aparecen todos los productos derivados del cerdo, fruto de la tradicional matacía que proporciona sabrosos alimentos como longanizas, morcillas, jamones o tortetas (rosquillas de manteca de cerdo, harina, especias, anís en grano, piñones, almendras, caldo, huevo y sangre). Se puede disfrutar de ellos cocinándolos a la brasa o formando parte de un guiso.

En la primavera llama pescar la magnífica trucha pirenaica en los ríos y lagos de la región, la cual se prepara con multitud de recetas.


Más información:

Ayuntamiento
Calle San Miguel, 27
22661 Panticosa (España)
Tel.: 974 487 016
Web: www.panticosa.es






Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
© Copyright 2011 - 2017 http://www.turismoruralhuesca.net. Última actualización: 28/01/2013 - 05:10:55.