Turismo Turismo Rural Huesca

Sabiñánigo

Capital de la comarca histórica del Serrablo, actual Alto Gállego, y uno de los principales centros industriales de la provincia oscense, esta localidad era tan sólo un pequeño pueblecito a principios del siglo XX. El tendido del ferrocarril y su proximidad a las fuentes hidroeléctricas propiciaron una auténtica revolución industrial que cambiaron su fisonomía. Emplazada entre el valle del río Aurín y la cuenca del río Gállego en su zona norte y entre los valles de Basa y Guarga en la zona sur, abarca desde las sierras interiores del Pirineo hasta las exteriores, lo que hace que posea una gran variedad de ecosistemas y paisajes que entroncan con la rica arquitectura popular y religiosa de este término municipal.

La antigua localidad nace en las proximidades de la calzada romana que comunicaba Osca (Huesca) con las termas de Panticosa a través del río Gállego, fundándose una gran explotación agraria en tiempos del Emperador Augusto por el propretor de las Galias Calvisio Sabino, de cuyo gentilicio derivaría, según algunos autores, el actual topónimo de Sabiñánigo.

La primera mención histórica de Sabiñánigo recogida es de 1035 y aparece como Savignaneco y se refiere a su incorporación al Reino de Aragón.

Vila Real durante la Edad Media, el lugar debió sufrir una grave decadencia a finales del siglo XVII, hasta convertirse en una modesta aldea. La llegada del ferrocarril de Canfranc, en la segunda década del siglo XX, propició el progresivo establecimiento de poderosas industrias del sector electroquímico. Fue entonces cuando nació, en torno a la estación ferroviaria, la actual villa.


Visitas de interés:

- El Museo Ángel Orensanz y de Artes del Serrablo. Está instalado en un caserón del siglo XIX, en el Barrio de El Puente, que es el que concentra un pequeño núcleo antiguo con la Iglesia de San Ildefonso, hermoso templo del siglo XVII, como principal atractivo.

- El Parque Temático de los Pirineos `Pirenarium´. Se trata de un espacio de ocio y turismo en el que poder contemplar más de 120 representaciones a escala de los diferentes espacios naturales y edificios emblemáticos del Pirineo aragonés, fielmente representado en una maqueta de 100 metros de longitud, 20 de fondo y casi 7 metros de altura.

- La Ruta del Serrablo. Esta ruta recorre un total de 14 templos con características singulares construidas en los siglos X y XI y situadas en la vertiente izquierda del Gállego, junto a la vía romana que comunicaba Huesca con el Valle de Tena. Se trata de las iglesias de San Bartolomé de Gavín, San Juan de Espierre, Otal, Basarán (trasladada a Formigal) Susín, Orós Bajo, Oliván, San Juan de Busa, Lárrede, Satué, Isún, Arto, Lasieso y Ordevés. Su visita nos permite realizar una ruta por paisajes llenos de encanto y tranquilidad.


Fiestas y tradiciones:

Las Fiestas Mayores tienen lugar el 25 de julio, en honor al apóstol Santiago. Los protagonistas son los mozos del pueblo, agrupados en peñas que recorren las calles con charangas durante estos días. Se ofrece una misa baturra en honor del patrono, con cánticos populares y jotas. Se organizan concursos folklóricos y competiciones deportivas rurales como la barra aragonesa y la tirada de soga.


Gastronomía:

La gastronomía de Sabiñánigo ofrece primeros platos como las migas con uva o huevo, las sopas de ajo o de pan o los boliches. De segundo plato la cocina local dispone de una buena carne a la brasa, chiretas o algún guiso de caza. Y si aún queda hueco para más, las rosquillas o crespillos de postre acompañadas de un quemadillo para entrar en calor.


Más información:

Ayuntamiento
Plaza España, 2
22600 Sabiñánigo (España)
Tlf. 974 48 42 00
Web: www.sabiñánigo.es






Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
© Copyright 2011 - 2017 http://www.turismoruralhuesca.net. Última actualización: 28/01/2013 - 05:10:56.