Turismo Turismo Rural Huesca

Sallent de Gállego - Formigal

Capital del valle de Tena o Alto Gállego, esta hermosa villa fronteriza aparece recostada en las faldas de la agreste Peña Foratata y a orillas del moderno embalse de Lanuza, cuyas aguas llegan hasta los mismos arrabales. Emplazada a 1.300 metros de altitud, entre prados de raseros desiguales y salpicados de arbolado, Sallent de Gállego está formada por viejas mansiones blasonadas con muros pétreos y tejados de pizarra que conviven con edificaciones de nueva factura que respetan las formas arquitectónicas de las construcciones de montaña. Antigua población ganadera, el paso fronterizo del Portalet y, sobre todo, la vecina Estación Invernal de Formigal la han convertido en un atractivo centro de vacaciones y de servicios turísticos.

Las aguas termales de Panticosa eran ya utilizadas por los romanos, pero la romanización de los altos valles pirenaicos fue muy débil y el proceso civilizador debió llegar al compás de la cristianización. En época musulmana estos valles debieron servir de paso y refugio. En el siglo XI, bajo el reinado de Sancho el Mayor de Navarra, estas tierras ya se consideraban aragonesas.

En un principio los pueblos no constituían núcleos urbanos propiamente dichos sino agrupaciones de aldeas, barrios o vicos diseminados en torno a una o varias iglesias. En Sallent subsisten nombres de diversos vicos: Casadios, Zarratiecho, el Paco...

Desde la Alta Edad Media el valle era considerado como una unidad, constituía una entidad política gobernada por un concello de representantes de los diversos lugares a modo de pequeño parlamento, denominado en el siglo XV la Hermandad de Tena que luego se transformó en la Junta General de la Val de Tena presidida por el Justicia.

Pero la concesión de privilegios reales hace también suponer que los habitantes del valle sirvieron con frecuencia de barrera a los muchos intentos de penetración de fuerzas enemigas, sean éstas francesas, inglesas o gasconas según las diferentes épocas.

El centralismo de la modernidad puso fin a la autonomía de estos valles y la nueva organización municipal acabó con la antigua organización comunitaria de los viejos vicos. En la actualidad, cuando las fronteras caen y la montaña ya no es sinónimo de aislamiento, el retroceso de las formas de vida tradicionales es paralelo al avance de nuevas actividades; centrales hidroeléctricas y desarrollo turístico, que han transformado su fisonomía y formas de vida.


Visitas de interés:

- La Iglesia de la Asunción. Templo parroquial de estilo gótico tardío, del siglo XVI. Levantado sobre los restos de uno anterior destruido por unos invasores gascones. La pieza más valorada del conjunto es el retablo mayor plateresco del año 1536. Alberga la venerada imagen de la Virgen de las Nieves, patrona de la villa.

- El Puente Romano. Sus dos vertientes atraviesan el río Aguaslimpias. Parece más fiable su adscripción a la época medieval, alrededor del siglo XVI.

- Las Casas Señoriales. Más que mencionar alguna en concreto, lo agradable es dar un paseo por las calles de la localidad para ver mansiones blasonadas que en otros tiempos acogieron a grandes familias como Martones, Fanlos y Docallos.

- En el centro de la villa también se erige el popular Mentidero, una gran bancada cubierta y abierta a la calle que aún siguen usando los vecinos y visitantes como lugar de encuentro.

- En Formigal, la pequeña Iglesia del Salvador de Basarán, construida en estilo mozárabe en el siglo X, contrasta con la modernidad de los edificios de la estación de esquí.

- La Estación Invernal de Formigal. Se encuentra a 5 km de Sallent de Gállego, en lo alto del valle de Tena a 1.500 metros de altitud. Frente al complejo deportivo, al otro lado del río Gállego, ha surgido una gran urbanización turística dotada de todo tipo de infraestructuras. Es una estación con un gran ambiente nocturno, por lo que es muy frecuentada por el público joven. Sus pistas se sitúan entre los 1.500 y los 2.200 metros de altura, y el área esquiable se extiende unos 50 km a lo largo de la ladera norte del pico Tres Hombres. En verano, la ausencia de nieve se suple con actividades como el montañismo, la caza, la pesca y los cursos de ala delta. Por otra parte, la belleza paisajística es tal que en ninguna época del año cesa el trasiego de visitantes.


Fiestas y tradiciones:

- Las Fiestas Patronales. Se celebran el 5 de agosto, en honor de la Virgen de las Nieves. Se ejecutan bailes típicos como la jota y el bolero de Sallent de Gállego.

- La Exaltación de la Cruz. Se celebra el 14 de septiembre.

- La Feria de Ganado. Exposición de reses y competiciones durante el mes de septiembre.

- La Bandiada. Esta fiesta acontece en septiembre, tratándose de un baile por el que los mozos bailan alrededor de una gran bandera.

- El Festival Internacional de las Culturas Pirineos Sur. Durante el mes de julio se celebra este prestigioso evento, que reúne las músicas tradicionales del mundo, en una programación que se complementa con actividades de fotografía, cine, gastronomía, teatro y talleres, entre otras.


Gastronomía:

La gastronomía de Sallent de Gállego-Formigal ofrece unos platos caseros enraizados con la típica cocina tradicional aragonesa. Algunas de sus especialidades son las migas, las carnes a la brasa en hogar de leña y los postres caseros.


Más información:

Ayuntamiento
C/Francia, 4
22640 Sallent de Gállego (España)
Tel.: 974 488 005
Mail: info@sallent.info






Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
© Copyright 2011 - 2017 http://www.turismoruralhuesca.net. Última actualización: 28/01/2013 - 05:10:57.